Uno de ellos le propinó una patada en el vientre en medio de una batalla campal en el barrio El Trapiche, en Bello. Tres agresores fueron detenidos.


“Me propina la patada en el vientre, yo inmediatamente caigo al piso y la intolerancia de la gente: nadie fue capaz de auxiliar y más a una mujer que queda ahí postrada en el piso, el chico me da varias patadas, afectándome la prótesis derecha y el útero”, denunció Lady Londoño, una de las agentes golpeadas.


Todo empezó en un operativo de control. Hubo golpes de lado y lado; los funcionarios respondieron a la agresión y la vía pública más parecía un ‘ring’ de artes marciales mixtas. Los funcionarios podrían ser suspendidos.


“Cuando todo este proceso judicial termine, igual disciplinariamente y en control interno del municipio analizaremos las pruebas y procederemos a determinar si esta era la forma o no de reaccionar de ellos”, dijo Johana Posada, secretaria de Movilidad bellanita.
Los infractores denunciaron que también fueron agredidos.

“Nos tumbaron de las motos, nos agredieron a mí y otro compañero causándonos heridas en la cabeza”, manifestó David Escobar, uno de los implicados.

Los controles a motociclistas se cumplen en toda el área metropolitana con el fin de capturar el responsable del doble crimen por intolerancia en Medellín. Las pesquisas continúan, en medio de la intolerancia de muchos.


publicidad