Así lo dijo el senador Feliciano Valencia, quien hizo presencia en el sector de la tragedia para acompañar el traslado de los cuerpos a Medicina Legal en Cali.

El hecho se registró hacia las 3:00 de la tarde del 21 de marzo, al momento en que un grupo de personas estaban reunidas en resguardo indígena de Dagua, Valle del Cauca, y una fuerte detonación acabó con la vida de siete nativos y dejó a cuatro más heridos, de los cuales tres revisten gravedad.    

Inicialmente se habló que el hecho había ocurrido en una mina y que los fallecidos habían sido nueve y los lesionados quince. Sin embargo, este viernes autoridades indígenas y departamentales confirmaron el balance definitivo.

"Son indígenas del departamento de Valle de los municipios de Pradera, Bolívar y Florida. Había una convocatoria de apoyar a la minga (que se adelanta en Cauca), solidarizarse, y estaban en ese ejercicio", indicó Valencia.

El congresista dijo que se desconoce aún las causas de la detonación y que hay muchas versiones al respecto. "Hasta que no escuchemos a la comisión de investigación de las autoridades indígenas y la valoración de Medicina Legal no podemos emitir un juicio sobre lo que sucedió", afirmó.

Los heridos fueron remitidos al HUV en Cali. Uno de los lesionados es un menor de edad, quien presentó esquirlas en su cuerpo, y los otros tres son jóvenes de entre 20 y 25 años, identificados como Sebastián Yaracuy, Arley Cruz y William Dovigano.

Sobre la minga en la vía Panamericana, que permanece bloqueada desde hace once días, Feliciano Valencia señaló que, tras la instalación de la mesa de comisiones con el Gobierno, esperan avanzar rápido en los temas pendientes e insistió en el requerimiento de los nativos que piden la presencia de Iván Duque en sus territorios.


publicidad