Los dos fallecieron en un lago privado de Rionegro, Antioquia, en el que disfrutaban de una jornada de pesca.

Nicolás Enrique Alzate, de 56 años, pescaba junto a sus dos hijos en el lugar, ubicado en Llanogrande, un corregimiento del municipio de Rionegro en el Oriente antioqueño.
De repente, el hombre se fijó que su hijo menor se estaba ahogando y se lanzó al agua en su rescate. Sin embargo, ninguno de los dos volvió a salir a la superficie.

 “Ingresa el joven de 16 años al agua y como que tiene dificultades, entonces el papá al ver que el hijo se estaba ahogado, ingresa al agua y se sumergen las dos personas”, explicó el subcomandante de bomberos de Rionegro, John Fredy Ospina.

Los cuerpos sin vida fueron recuperados a una profundidad de nueve metros y se presume que un calambre habría sido la causa del ahogamiento del joven de 16 años.
Las autoridades hicieron un llamado para que las personas no ingresen a estos sitios que no cuentan con personal de salvavidas.

“La idea es no ingresar a estas aguas debido a la temperatura que manejan estos lagos y adicionalmente a eso, como son aguas quietas, son más peligrosas”, dijo Ospina.
Se espera que los resultados de la necropsia confirmen si en alguna de las dos víctimas la baja temperatura del agua habría ocasionado hipotermia.









publicidad