La solución ha llamado la atención en las redes sociales por su simplicidad y eficiencia.

Un supermercado en Chiangmai, Tailandia, está probando una alternativa para evitar el uso excesivo de plástico de los envases de frutas y verduras. La solución encontrada por Rimping Supermarket fue utilizar un material resistente, que tienen en abundancia, totalmente orgánico y hasta bonito: las hojas de plátanos.



Envolver con hojas de plátano no es exactamente una novedad para la cultura culinaria de algunos países tropicales, como en Asia. En la India llevan usando hojas de plátano para los platos de arroz durante siglos, mientras que las vecinas China, Tailandia, Vietnam y Malasia las usan para envolver alimentos. En Brasil también se usa por la cultura indígena y Caiçara.

El Rimping Supermarket ha sido inteligente en elegir las hojas de plátano. Las hojas son gruesas, anchas y flexibles. Pueden ser enrolladas y dobladas fácilmente, sin romperse, y soportan también variaciones de temperaturas, ideales para el corredor de productos refrigerados.



Las hojas totalmente orgánicas son bastante fuertes y protegen perfectamente los productos, al que le añaden un lazo de fibra natural para cerrar el embalaje.

Son innumerables los beneficios de sustituir los envases plásticos por hojas de plátano. Por un lado, la hoja es materia orgánica y se descompone naturalmente, a diferencia del plástico, que tarda cientos de años para desaparecer completamente, durante el proceso contamina los ecosistemas y mata a miles de animales.

Otro beneficio es que el compostaje de las hojas de plátano añade nutrientes al suelo, dejándolo más rico. Las hojas de plátano son incluso a prueba de agua, su superficie no absorbe agua cuando está expuesta a condiciones húmedas.
La solución simple y eficaz, que al principio era sólo un proyecto piloto, acabó llamando la atención mundial y la respuesta del público fue increíble, que lo apoyó no sólo por ser sostenible, sino también por añadir un toque especial a la experiencia de compra en el supermercado.