Esa es hasta el momento la determinación que dejó la reunión la semana anterior por parte de Dignidad cafetera en el despacho del señor Ministro de Agricultura  en la ciudad de Bogotá al no llegar a ningún acuerdo.

Según las cifras de la Federación Nacional de Cafeteros, la crisis golpea muy fuerte al 96% de los pequeños productores y que en promedio no tienen más de 1,3 hectáreas del grano sembrada. Representan el 25% de la población rural y se tiene plantado en 22 de los 32 departamentos del país.

Hoy la libra se cotiza nuevamente por debajo de los 90 centavos de dólar en New York. Al cierre de las operaciones la reducción del precio fue del 2.24% y se cotiza a US$ 00,88 centavos, situación que continúa generando preocupación entre los productores del grano en el mercado colombiano.

Octavio Oliveros cafetero del centro del Departamento del Huila y quien participó en la reunión en la ciudad de Bogotá, expresa que el gobierno no ha definido cuando va a implementar la estabilización del precio del café.


Añadió que entre otros alivios que buscan darse con la estabilización de la carga del grano como mínimo en 900 mil pesos, son las deudas para caficultores.

Los argumentos del gobierno Nacional es que No hay plata y aunque dispuso 250 mil millones de pesos para  otorgar 30 mil pesos por carga cuando se encuentra por debajo de los 715 mil pesos, pero infortunadamente no solventa en lo absoluto la crisis.

Oliveros manifestó  que la problemática  que se presenta es por la superproducción que existe y por ende el gobierno debe crear, con los países productores, una organización que acuerde controlar la oferta del grano (para hacer posible) que los compradores de países consumidores (monopolios industriales y distribuidores) reconozcan precios dignos, que no son los que se pagan en la actualidad.

Como fecha para un eventual paro cafetero es el próximo 10 de Junio, sin embargo la última palabra la tiene el gobierno Nacional.

Por su parte Roberto Vélez Vallejo, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, FNC, en reunión con industriales japoneses hace algunas semanas, recalcó que es urgente una corresponsabilidad para asegurar la dinámica del sector.

Vélez manifestó que tiene la misma desazón que hoy tienen las cerca de 540.000 familias que se dedican a esta actividad en el país. Señaló que nadie pensaba que la libra de café iba a caer por debajo de un dólar y hoy la realidad es que se está pagando a 0.88 centavos de dólar.

 Yo honestamente pienso que el mercado tiene que rebotar rápidamente, porque a estos niveles los productores del mundo no resisten a estos precios”, subrayó.
De acuerdo con el Gerente de la Federación con los actuales precios los cafeteros están pasando de una crisis económica a una crisis humanitaria.

publicidad