Viajó desde el reino de Baréin no solo para conocerlo, también para darle un par de noticias que lo ayudarán a salir adelante.


Víctor, el protagonista de esta historia, fue fotografiado en una acera de Trujillo con un cuaderno en su regazo. Aprovechaba la luz de un poste para hacer sus deberes.

La imagen dio la vuelta al mundo y viajó 14 mil kilómetros hasta llegar a manos de Yaqoob Yusuf Ahmed, un empresario que, conmovido con la historia, fue hasta Perú a conocerlo.
Ahmed llegó a la casa del niño y le dio una primera noticia: construirá la humilde vivienda de Víctor hasta el segundo piso. Pero eso no es todo, también abrirá un negocio para la mamá y así lo siga apoyando para salir adelante.

Como un par de amigos, fueron hasta la escuela de Víctor. Allí, el empresario se vistió de cortos y jugó fútbol un rato, además dijo que “podemos hacer muchos cambios en este colegio”. 
Con un gran abrazo y la promesa de volver, este empresario árabe escribe una nueva historia en la vida de Víctor.


publicidad