El menor murió como consecuencia de un daño cerebral causado por el fuerte golpe.

Anthony Trice, un joven padre en Kentucky, Estados Unidos, fue acusado por las autoridades de ese país de haber asesinado a su hijo con un puñetazo después de perder en una partida de videojuegos.

Según la policía del lugar, el hombre le dio un fuerte golpe en la cabeza al bebé, enfurecido por no poder ganar en un videojuego. Además, para consolar el llanto del menor, el padre intentó llevarlo a la cocina para alimentarlo, pero en el camino lo dejó caer al suelo.


Tryce, sentó al bebé y le dio un biberón para calmarlo, pero al poco tiempo se dio cuenta que el menor no reaccionaba. Fue entonces cuando vio la gravedad del asunto y llamó al 911 para pedir ayuda.

 El menor fue internado en un hospital, pero murió dos días después como consecuencia de daños cerebrales.

Las autoridades de Kentucky acusaron a Trice de homicidio y abuso de menores.



publicidad