Aunque el hecho ocurrió el pasado 26 de febrero en Tucson, Arizona (EE. UU.), el caso se conoció esta semana cuando Alice Bryant contó lo sucedido en redes.
Bryant quedó en shock luego de recoger a su pequeña hija de un año, Rosalyn, en la guardería Creative Beginnings Daycare cuando descubrió más de 25 marcas de mordidas en la espalda de la menor, publica la cadena Fox.

“Al principio, yo estaba como incrédula: ‘¿Son esas marcas realmente mordidas?’ Y luego, mi cerebro dejó de pensar y comencé a llorar… Hay más de 25, es difícil saberlo. 25 sería lo mínimo, más o menos llegamos a ese número cuando hablamos con el oficial de policía”, dijo la indignada madre a ese medio.

Alice Bryant contó su preocupación con una publicación en su cuenta de Facebook luego de que denunció ante la policía y el departamento de Servicios de Salud de Arizona, sin encontrar respuesta, explica el canal estadounidense.
Tomado de Noticias Caracol



publicidad