Se trata de Jean Debouzy, mandatario de Montereau, un pequeño pueblo francés con 650 personas donde se ha registrado una disminución en el número de niños.

Debouzy decretó la distribución gratuita de viagra, un medicamento que combate la disfunción eréctil, para evitar que la escuela local cierre debido a la falta de menores.

 “Las píldoras se distribuirán entre parejas de 18 a 40 años para darles la oportunidad de concebir y así preservar la escuela de la aldea”, indica el decreto, según el medio. El documento, además, señala que el gobierno local considerará “ofrecer pagos únicos a cualquier pareja en la aldea que tuviera un bebé”.

A pesar de que el decreto se emitió el pasado 16 de mayo, Debouzy reveló que nadie se había acercado a la alcaldía a pedir una pastilla de viagra, conocida por su característico color azul. De hecho, de acuerdo con el mismo portal, el alcalde admitió que ni siquiera tenía una reserva de píldoras para repartir.


publicidad