Una enfermera pediátrica que fue arrestada el año pasado por ser sospechosa en el asesinato de ocho bebés e intentar acabar con la vida de otros seis pero que quedó en libertad bajo fianza, fue detenida nuevamente por presuntamente querer matar a tres recién nacidos.  

Lucy Letby de 29 años de edad, trabajó en el Hospital Condesa de Chester, en Cheshire (Inglaterra) aproximadamente por siete años en el área de cuidados intensivos para neonatos, hasta que en el julio de 2018 fue vinculada a la muerte de varios niños.  

El inspector de la policía de Cheshire, Paul Hughes, explicó que: "estamos haciendo todo lo posible para identificar lo que ha llevado a estas muertes de bebés. Debido a la naturaleza de esta investigación, es extremadamente desafiante, no hay plazos establecidos y seguimos comprometidos a llevar a cabo una investigación exhaustiva lo antes posible. En esta etapa no podemos entrar en más detalles". 

En una entrevista de 2013 con el periódico Chester y District Standard, la enfermera dijo que se preocupaba por los bebés que requerían varios niveles de apoyo. Ella había trabajado en la unidad como enfermera estudiantil durante tres años de entrenamiento antes de calificar como enfermera de recién nacidos en la Universidad de Chester en 2011. 

Las autoridades a cargo del caso aseguraron a los medios de comunicación locales, que trabajan día y noche para resolver esta triste situación en la que varios neonatos perdieron la vida en extrañas circunstancias. “Los padres de todos los bebés continúan manteniéndose completamente actualizados y reciben apoyo durante todo el proceso por parte de oficiales especialmente capacitados. Este es un momento extremadamente difícil para todas las familias y es importante recordar que, en el fondo de esto, hay varios padres en duelo que buscan respuestas sobre lo que les sucedió a sus hijos". 

Los detectives están investigando la muerte de 17 bebés y 16 colapsos no fatales entre marzo de 2015 y julio de 2016. 


publicidad