Los hechos se registraron en inmediaciones de la vereda El Quebradón cuando un menor de tan solo 4 años falleció, luego de ser arrastrado por las caudalosas aguas de una quebrada que se desbordó.
Las fuertes lluvias que durante los últimos días se han precipitado sobre buena parte de la región y que tienen a por lo menos 14 municipios del Huila bajo alerta de deslizamientos, avalanchas e inundaciones, siguen causando tragedias.

Según se indicó, en el municipio de Iquira en el noroccidente del Departamento en las últimas horas y por causa del desbordamiento de una quebrada, un niño de tan solo 4 años murió luego de haber sido arrastrado por el afluente.

Los hechos se registraron en inmediaciones de la vereda El Quebradón, donde una humilde vivienda que había sido construida al lado del afluente, se derrumbó luego que la quebrada se desbordara.



Por cuenta de la situación, un menor de tan solo cuatro años fue arrastrado por las enfurecidas aguas, sin que sus padres lograran rescatarlo con vida, pudiendo sólo sacar su cuerpo de entre el lodo y la palizada a una gran distancia aguas abajo con la ayuda de vecinos horas más tarde de lo sucedido.

El cuerpo del niño fallecido fue llevado en brazos de sus padres al sector urbano ubicado a tres horas de la vereda, en donde lo entregaron al personal forense en la morgue del Hospital María Auxiliadora de Iquira para que le sea realizada la necropsia correspondiente.




De acuerdo con el concejal Miller Castro Lavao, además de la tragedia por lo menos 8 veredas de Iquira, entre ellas Nazareth, El Quebradón, San Francisco, El Jao, Río Iquira, San Isidro, Las Brisas, San José de Occidente y otras aledañas al corregimiento Valencia de La Paz, quedaron totalmente incomunicadas por los derrumbes que se han presentado.

Las comunidades de las veredas Juancho y El Recreo en donde viven más de 80 familias, quedaron sin servicio de suministro de agua potable debido a que la creciente del Río San Francisco arrasó con la bocatoma y parte de la tubería, indicó José Elías González Ramírez, periodista iquirense.



La situación que viven los habitantes de gran parte de la zona rural de Iquira es bastante delicada, reiteró el comunicador al manifestar que toda la malla vial que lleva varios años sin ser reparada de forma adecuada presenta graves daños que muy seguramente echarán a perder la mayor parte de la cosecha de café que por estos días se está recolectando.

En su gran mayoría, las familias que residen en la zona, carecen de inversiones estatales significativas que les permitan vivir dignamente, muchas viviendas no poseen unidades sanitarias, pisos en concreto, o cocinas con chimenea, además de no contar con secaderos de café lo que los obliga a tener que vender su producto en condiciones de humedad y a bajos precios, reiteró el líder.




En un llamado urgente tanto al gobierno local como al Gobernador del Huila y al Gobierno Nacional, los líderes comunitarios y habitantes de las veredas afectadas urgieron por acciones de intervención inmediatas que les permitan recuperar cuanto antes la infraestructura vial, y se desarrollen obras de mitigación a los daños causados por la fuerte ola invernal que se está presentando.

Tomado de La Voz de La Región