El colombiano iba en pleno ascenso y terminó perdiendo tiempo mientras cambiaba la bicicleta.
Miguel Ángel López y el momento del incidente con el aficionado, a 6 km de la meta de la etapa 20 del Giro de Italia.

Nuevamente el ciclista colombiano Miguel Ángel López se vio envuelto en un problema extradeportivo este sábado, en la etapa 20 del Giro de Italia. Cuando iba en el último ascenso sufrió una caída debido a un aficionado.

López iba en un grupo que perseguía a Richard Carapaz, Mikel Landa y Vincenzo Nibali.


Mientras estaban en este ascenso un aficionado que corría muy cerca del pequeño grupo hizo que el colombiano se enredara y se fuera al piso.

De inmediato, López se levantó y golpeó al aficionado y le hizo el reclamo por mandarlo al piso. Después, el colombiano cambió de bicicleta y siguió su marcha.

EL TIEMPO consultó a varios comisarios internacionales de ciclismo y se concluye que queda a criterio del jurado de comisarios lo que le pueda pasar al ciclista nacional.

"Lo pueden expulsar. Si ellos, los comisarios, lo consideran así", dijo Víctor Mosso, comisario de trayectoria en Colombia.


Para Héctor Fabio Arcila es claro que en el reglamento no hay referencias a actitudes de irse a las manos con un aficionado, pero la actitud de López lo puede perjudicar.

"El reglamento no dice eso, pero sí dice que no debe haber manifestaciones irrespetuosas y ese acto lo fue. Los comisarios tendrán que analizar el caso", precisó.

Para Hermógenes García, comisario internacional y de mucha experiencia, lo pueden amonestar, pero el jurado de comisarios tiene la palabra.

"Nunca el reglamento se refiera a golpes de un ciclista a un aficionado, eso no está claro. López puede ser amonestado, pero no es específico. Eso queda a manos de los comisarios de carrera", señaló García.