De acuerdo con las denuncias, los militares sacaron a la fuerza al labriego Flower Jair Trompeta, le trituraron una mano en una máquina despulpadora de café y luego le dispararon a sangre fría.

Conmoción y repudio causó en el municipio de Corinto, Cauca, la muerte de un campesino identificado como Flower Jair Trompeta Paví, a quien el Ejército lo sacó de su vivienda lo torturó en vida y luego lo asesinó con tiros de fusil.

La denuncia sostiene además que supuestamente los militares lo torturaron introduciendo una de sus manos a una despulpadora de café, que le habría producido inicialmente las lesiones. El cuerpo de Trompeta Paví, fue rescatado por la comunidad y entregado a las autoridades judiciales correspondientes para la investigación respectiva.

Asimismo, la comunidad señaló que la víctima no era guerrillero, ni tenía nexos con grupos armados y que se trataba de un civil, integrante de una asociación de trabajadores campesinos.

Por su parte el comando general del Ejército Nacional, que este joven labriego habría muerto en combates que se registraron entre los uniformados e integrantes de la estructura “Dagoberto Ramos”, disidencia armada con alta presencia en esa zona del país.

Según las primeras versiones de las autoridades, el joven labriego murió en medio de “hechos confusos” con tropas del Ejército Nacional entre los sectores de La Laguna y Media Naranja, al norte del departamento.

Fuentes militares confirmaron más tarde, que en las próximas horas habrá un pronunciamiento sobre el caso, sin embargo la Fiscalía, también iniciaría una investigación para esclarecer la muerte del joven campesino.


publicidad