Herner Carreño, personero de Puerto Rico, Caquetá, municipio de donde eran tres de los siete menores muertos en bombardeo contra disidencias de las Farc, señaló que tras denunciar este hecho le han llegado amenazas de muerte. 


"Si la próxima semana no tengo las medidas de protección renunció al cargo, porque desde hace dos meses notifiqué a la Unidad Nacional de Protección las amenazas que me llegaron tras denunciar estos hechos", dijo el Personero de Puerto Rico en W Radio.

Agregó que las Fuerzas Militares sí tenían conocimiento de que en esos campamentos había presencia de menores. 


"Desde el mes de mayo yo vengo comunicándole a la Fuerza Pública a través de unos oficios que en efecto la Personería tiene conocimiento de que grupos armados estaban reclutando menores de edad", precisó Carreño. 

Visiblemente afectado por las denuncias, el Personero relató que el caso de Ángela Gaitán, menor de 13 años, muerta en el bombardeo del 30 de agosto y oriunda de Puerto Rico, Caquetá. 

"Es el caso de la niña con menos años, 13 años, llega la madre inconsolable a la Personería y expresa que su hija está siendo obligada a ser cosas que nunca había hecho. Cuando le pregunté qué hechos, me dice que está siendo obligada a planificación forzada y abuso sexual por parte de los jefes de esa guerrilla", señaló.

Además denunció que los menores fueron doblemente victimizados,  "la primera cuando fueron reclutados y la segunda cuando fueron bombardeos por el Estado". 

Frente al bombardeo, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, defendió la gestión de la Fuerza Pública.
 
"Este proceso está acompañado en todas sus fases del asesor jurídico operacional, figura que se implementó en todas las Fuerzas Militares desde 2008 por mandato de la política integral de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario del Ministerio de Defensa Nacional", explicó.

publicidad