El viernes, la Universidad Técnica de Loja, en Ecuador, anunció el hallazgo del primer fósil de dinosaurio en el país. Lo hizo a través de una conferencia de prensa en la provincia de Loja, ubicada en el sur de Ecuador y donde fueron encontrados los restos en 2017.

El estudio revela que esta nueva especie de titanosaurio, bautizada Yamanasaurus lojaensis, era de tamaño pequeño por la vegetación corta que predominaba en la región y de la que se alimentaba. "Parece que tenía una coraza protectora en el lomo y era herbívoro, por lo que debió adaptarse al tipo de vegetación corta, de no más de tres metros, existente en la zona, que habría determinado su tamaño", explicó Galo Guamán, jefe del equipo de la UTPL, y quien auspició la investigación.

El meteorito que acabó con los dinosaurios: así fue el último día de los gigantes que dominaron la Tierra
Para ser un dinosaurio, el titanosaurio descubierto era pequeño, de un largo de seis metros y aproximadamente de dos metros de altura (aunque) por su cuello largo tal vez alcanzaba los tres metros. Su nombre, Yamanasaurus lojaensis, hace referencia a la localidad donde se dio el hallazgo: Yamana, que se sitúa en el valle Casanga de la provincia de Loja, a un promedio de 900 metros de altura y con clima cálido seco.

Guamán explicó también que fue el paleontólogo argentino Sebastián Apesteguía quien a través de tomografías y varios análisis comparativos estableció que "la morfología de las vértebras encontradas, pertenecen a una nueva variedad diferente a las halladas en Argentina".

Antes del meteorito
Los fósiles fueron ubicados en el período Cretácico, asignados al género de los saltasaurinos, un grupo de saurópodos que vivieron entre 85 y 65 millones de años atrás, y se los considera como los últimos en aparecer, casi al borde de la extinción del grupo, según el estudio revelado la víspera. "La edad del fósil fue determinada por correlación geológica, por las muestras de rocas que corresponden al periodo Maastrichtiense, la última fase del Cretácico, antes de la caída del meteorito que extinguió a los dinosaurios", explicó Guamán.
Ahora seguirán los estudios. "Vamos a determinar las relaciones con otros organismos, posiblemente hubo un depredador que convivió con esta variedad e incluso tal vez hubo algún ave", dijo. El investigador de 51 años y nativo del mismo valle de Casanga, dijo que en Ecuador no se habían dado hallazgos de este tipo por las características del "terreno, que ya ha sido erosionado con el paso del tiempo".

"Estos restos pudieron quedar al descubierto por dos razones, una por afloración de material por las crecientes de los riachuelos en el invierno que limpiaron el sector dejando las muestras expuestas; o la otra es que a finales de los noventa hubo prácticas mineras que pudieron generar un movimiento de tierras y que desenterraron algunos vestigios", detalló.

Los científicos creen que el saurópodo ecuatoriano habitó en un corredor que unía en el cretácico a lo que hoy corresponde a los territorios de Perú y Colombia.

publicidad