La pérdida de hábitat, el uso de pesticidas y la luz artificial son las tres amenazas más graves que ponen en peligro a las luciérnagas en todo el mundo elevando el espectro de extinción para ciertas especies y los impactos relacionados en la biodiversidad y ecoturismo, según un equipo de biólogos liderado por la Universidad de Tufts asociado con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn por sus siglas en inglés).

Las luciérnagas pertenecen a un grupo de insectos extendido y económicamente importante, con más de 2.000 especies diferentes repartidas por todo el mundo. 

Para comprender mejor qué amenazas enfrentan las luciérnagas, el equipo dirigido por Sara Lewis, profesora de biología en la Universidad de Tufts, encuestó a expertos en luciérnagas de todo el mundo para evaluar las amenazas más importantes para la supervivencia de sus especies locales.

El artículo de investigación publicado en la revista científica Bioscience, es además una advertencia sobre el futuro de los insectos, destacando las amenazas específicas y la vulnerabilidad de las diferentes especies en las regiones geográficas.

Según los encuestados, la pérdida de hábitat es la amenaza más crítica para la supervivencia de la luciérnaga en la mayoría de las regiones geográficas, seguida de la contaminación lumínica y el uso de pesticidas.

"Muchas especies de vida silvestre están disminuyendo porque su hábitat se está reduciendo", dijo Lewis, "así que no fue una gran sorpresa que la pérdida de hábitat se considerara la mayor amenaza". Algunas luciérnagas son golpeadas especialmente cuando desaparece su hábitat porque necesitan condiciones especiales para completar su ciclo de vida. 

Por ejemplo, una luciérnaga malaya (Pteroptyx tener), famosa por sus pantallas con flash sincronizado, es especialista en manglares. Sin embargo, sus poblaciones han disminución dramáticamente porque si hábitat pasó de ser un manglar a convertirse en plantaciones de aceite de palma y granjas de acuicultura.​

El impacto de la luz artificial
Un resultado sorprendente que surgió de la encuesta fue que, a nivel mundial, la contaminación lumínica se consideraba la segunda amenaza más grave para las luciérnagas.

La luz artificial en la noche ha crecido exponencialmente durante el siglo pasado. "Además de alterar los biorritmos naturales, incluido el nuestro, la contaminación lumínica realmente arruina los rituales de apareamiento de las luciérnagas", explicó Avalon Owens, Ph.D. candidato en biología en Tufts y coautor del estudio. 

Y es que muchas luciérnagas dependen de la bioluminiscencia para encontrar y atraer a sus parejas, y el trabajo anterior ha demostrado que demasiada luz artificial puede interferir con estos intercambios de cortejo. Cambiar a LED energéticamente eficientes y demasiado brillantes no ayuda. "Más brillante no es necesariamente mejor", dice Owens.

Pesticidas, su tercer enemigo

Los expertos en luciérnagas vieron el uso agrícola generalizado de pesticidas como otra amenaza clave para la supervivencia de la luciérnaga.

La mayor parte de la exposición a insecticidas ocurre durante las etapas larvarias, porque las luciérnagas juveniles pasan hasta dos años viviendo bajo tierra o bajo el agua. Los insecticidas como los organofosforados y los neonicotinoides están diseñados para matar las plagas, pero también tienen efectos fuera del objetivo en los insectos beneficiosos. Si bien se necesita más investigación, la evidencia muestra que muchos insecticidas de uso común son perjudiciales para las luciérnagas.

Especies más vulnerables

Los investigadores también destacan los factores de riesgo que les permiten predecir qué especies serán más vulnerables cuando se enfrentan a amenazas como la pérdida de hábitat o la contaminación lumínica. Por ejemplo, las hembras de la luciérnaga fantasma azul de los Apalaches (Phausis reticulata) no vuelan. "Entonces, cuando su hábitat desaparece, no pueden simplemente levantarse y trasladarse a otro lugar", explica el coautor J. Michael Reed, profesor de biología en Tufts. 

Sin embargo, los investigadores siguen siendo optimistas sobre el futuro de las luciérnagas. "Aquí en los Estados Unidos, tenemos la suerte de tener algunas especies robustas como las luciérnagas Big Dipper (Photinus pyralis)", señala Lewis. "Esos tipos pueden sobrevivir prácticamente en cualquier lugar, y también son hermosos".

¿Qué ocurre en América del Sur?

La selva atlántica de Brasil anfitriones alta biodiversidad de la luciérnaga, pero este es uno de los bosques tropicales más amenazadas en todo el mundo y fragmentado. 

En Tlaxcala, México, las poblaciones de Macrolampis palaciosi (otra especie con hembras adultas no voladoras) están restringidas a restos forestales fragmentados por la tala extensiva.

El mapa muestra la variación geográfica en las puntuaciones de las cuatro amenazas más graves para las luciérnagas: pérdida de hábitat, contaminación lumínica, uso de pesticidas y contaminación del agua, según lo informado por 49 encuestados en enero-febrero de 2019.

Tomado de Medio Ambiente, El Tiempo
publicidad