Este terrible caso de matoneo protagonizado por niños de tan solo 9 años, se presentó en un colegio de Santander.


Según la víctima de 9 años, tres de sus compañeros, de tercero de primaria, lo obligaron a comerse una especie de postre con “residuos de sacapuntas, colores, colbón y saliva”.


Señala la madre del menor que también lo patearon en el estómago. Ya en casa, sufrió fiebre y vómito al punto que tuvo que ser llevado a una clínica y allí estuvo tres días internado. Días después de estar hospitalizado, el niño fue remitido a otro centro asistencial donde lo operaron de urgencia por una peritonitis.


Bienestar Familiar en Santander condenó el hecho y anunció acciones para esclarecer lo sucedido. La Alcaldía de Floridablanca adelanta la ruta de atención para establecer responsabilidades y posibles sanciones a las directivas de la institución. El menor recibe atención psicosocial.


publicidad