Durante la cuarentena en Colombia por la expansión del coronavirus, los delfines del Acuario de Santa Marta han sido captados en fotos y videos durante sus paseos por la zona costera de la capital del Magdalena.

Esas imágenes le han dado la vuelta al país por el bello espectáculo natural que el aislamiento obligatorio le ha permitido a los samarios, debido a que los delfines han podido salir a ejercitarse solo porque las playas, como El Rodadero y La Bahía, no tienen flujo de embarcaciones turísticas y presencia de personas como suele ocurrir en tiempos normales.

 “Los delfines son muy sociables, pero forman sociedades muy complejas que requieren interacción con otras especies. Este proceso ha sido enriquecedor porque cada día aprenden nuevas cosas como evadir obstáculos. En la actualidad toda la manada realiza la actividad, aunque es un grupo complejo de manejar, porque son delfines que tienen diferentes edades y personalidades, han realizado bien el proceso”, explicó el veterinario Carlos Zuluaga.

El acuario ha revelado que los paseos de los delfines que están conmoviendo a la ciudadanía hacen parte del proyecto ‘A mar abierto’, que se adelanta hace seis meses con ocho ejemplares de las especies nariz de botella y costero, para que aprendan nuevamente a relacionarse con su entorno natural y descubrir cuáles están listos para ser liberados.

 “El proyecto nace de un viaje que realizamos al acuario de Curazao, en donde vimos una actividad similar. Esa experiencia quisimos aplicarla en Santa Marta buscando un espacio de esparcimiento, bienestar e interacción de los delfines con el medio natural”, manifestó Kattya Sanguino, gerente de Acuario de Santa Marta.


AYUDA PARA EL ACUARIO


Desde hace cinco años en el Acuario de Santa Marta funciona el único centro de atención y rehabilitación de animales marinos de Colombia.

En ese lugar se cuidan a más de 1.000 animales, de 80 especies diferentes, que han sido decomisados o rescatados en diferentes operativos de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag).

Entre las especies que atiende el acuario en búsqueda de su rehabilitación se encuentran delfines, tortugas, rayas, tiburones, entre otras. Sin embargo, por el aislamiento obligatorio en Colombia, ese lugar ha dejado de recibir sus ingresos normales por la ausencia de visitantes y ahora está pidiendo ayudas para sostener su labor.

Las donaciones que pide el Acuario de Santa Marta son para el sostenimiento de todas las especies que alberga y se pueden hacer en alimentos para los animales o en dinero a través de la cuenta corriente número 51775162436  de Bancolombia, bajo el nombre de Acuario y Museo del Mar Fospina S.A.S.  y con Nit 819005753.


Erika Alvarado

publicidad