Hace un año Carmen Elisa Castillo se enfrentó a un ejercicio que la preparó para lo que están viviendo. “En un programa de formación que sigo con Interactuar me pusieron a pensar qué más podía hacer con los mismos recursos que tiene mi empresa”.

Hasta ese momento, Castilaver, su empresa, solo habían fabricado carpas para eventos. Pero el cuestionamiento la sacó de su zona de comodidad y la llevó a pensar en otras cosas. Así, de manera lenta empezaron a fabrica muebles y elementos decorativos con los mismos insumos que ya tenían.

Y entonces llegó la pandemia de COVID-19. ¿Qué hacer? ¿Cómo hacer otras cosas que fueran útiles? Carmen Elisa decidió volvió a pensar en ese ejercicio y tras entender necesidades del mercado decidió hacer lo mismo, pero distinto: carpas pequeñas para que los restaurante puedan garantizar el distanciamiento de sus comensales.


publicidad