Este domingo 3 de mayo, en medio de las particulares condiciones que el mundo vive hoy, La Escuela Normal Superior de Pitalito llega a sus 70 años de vida institucional. Con sus puertas cerradas, aislada y en silencio como estamos todos, La Normal celebra con los laboyanos el hecho de ser una de las mejores Escuelas de su género en el país. Siete décadas al servicio de la educación colombiana liderando los procesos no solo académicos, sino también artísticos, sociales y humanos; formando generaciones de laboyanos que le han dado nombre a Pitalito, al Huila y a Colombia.



La Escuela Normal Superior fue fundada el 3 de mayo de 1950, y así lo relata la historiadora Fabiola Peña Ortiz, en su libro Breve reseña histórica de La Normal: “En las antiguas instalaciones de lo que fuera el Colegio San Antonio, en el centro de la ciudad, comenzó a funcionar con la misma planta docente y de estudiantes. Con el sismo de 1967 el viejo caserón de bahareque y teja de barro se vino abajo, razón por la cual se construyó una nueva sede en la zona rural de Cálamo, donde aún funciona. Pablo Esteban Portilla, Isaías Rojas Velásquez, Edilberto Quintero, Teófilo Carvajal Polanía, entre otros, fueron los primeros formadores que tuvo; reconocidos hoy como los grandes Maestros de la ciudad. Don Wenceslao Huergo figura como su primer Rector, siendo ocupada esa posición hoy por el Magister Hugo Alfonso Romero”.

     Isaias Rojas 

En 1997 comenzó la reestructuración de las Escuelas Normales de todo el país; solo algunas conservaron su nombre y modalidad, entre ellas la de Pitalito, gestión liderada por el entonces Rector de la institución Magíster Servio Tulio Mejía. Tres años después fue acreditada para continuar la formación de Maestros. Es por ello que en La Normal existe el Programa de Formación Complementaria, que en este 2020 cumple 20 años preparando los nuevos docentes de la región.

La Escuela Normal Superior es fiel testigo de la historia de Pitalito. En sus setenta años ha vivido la transformación del pueblo rural, a la ciudad progresista que es hoy. La Normal ha sido la casa del arte y de la cultura; ha ayudado a la consolidación de la región Sur del departamento desde lo social, lo cultural y lo político. Uno de sus maestros, don Teófilo Carvajal, fue alcalde de Pitalito; cuatro de sus alumnos han ocupado también ese cargo, incluido el actual mandatario, Édgar Muñoz.

Este 3 de mayo, en este aislamiento preventivo, obligatorio y necesario, La Normal celebra la vida; el cumpleaños de una Escuela por la que miles de laboyanos han pasado, de generación en  generación y que hoy, 70 años después, sigue intacta, educando y construyendo sobre los valores con los que fue creada: virtud y ciencia.

Gerardo Meneses Claros.    Fotografías Gladys Rojas Molina (archivo familiar)


Publicidad