Los dueños, administradores y empleados de moteles ya no aguantan más con las puertas cerradas de estos locales en Cali.

Este jueves, en una marcha se dejaron escuchar mientras que se formaban trancones en vías del centro y oeste de la capital del Valle.

Muchos de ellos dijeron que comprenden que, por el coronavirus, la ciudad está bajo el aislamiento preventivo, como en todo el país, pero claman que les permitan una reapertura, como a otros sectores de esta capital y en el territorio colombiano.

Así lo hicieron evidente durante una movilización que se llevó a cabo este jueves, en la plazoleta Jairo Varela, frente al Centro Administrativo Municipal (CAM).

“Entendemos la pandemia, hay que controlarla, pero necesitamos abrir cuanto antes. La gente está desesperada por el hambre y el estrés”, dijo Ricardo Giraldo, vocero del gremio Asoamar.

Los voceros de la movilización aseguraron que en coordinación con la Alcaldía de Cali establecieron los protocolos de bioseguridad, pero no se les permite trabajar.

"Dependemos del Presidente cuando hay propietarios que tienen en venta sus establecimientos o han debido acudir al subarriendo para sobrevivir", señalan los manifestantes.



publicidad