Según lo registró el diario La Nación, el sellamiento de la iglesia se realizó la noche anterior, luego de recepcionar una denuncia en la cual se manifestaba había aglomeración de personas.

Al sitio llegó el secretario de gobierno de Neiva en compañía de la policía, para realizar la verificación de la denuncia emitida, en la cual se habría encontrado las falencias en el cumplimiento de protocolos de bioseguridad. Según indicó el secretario de gobierno Faiver Hoyos Hernández, “el lugar violó el aforo con el cual se había permitido su reapertura en medio de la pandemia, por tal motivo se hace un llamado a toda la ciudadanía para que sean conscientes de la situación y acaten las normas establecidas con el fin de evitar la propagación del covid-19”.

Luego de contactarse con el sacerdote párroco de la iglesia, se habría manifestado que en el lugar había 26 feligreses, en donde se estaba cumpliendo con el aislamiento de dos metros y el uso de tapabocas; la capilla tenía permiso para el ingreso de 50 personas. No obstante, y luego de la visita de las autoridades de Neiva se realizó el sellamiento de la iglesia por tres días.

Hasta el momento, en Pitalito no se ha dado permiso para la apertura de los establecimientos religiosos, y se está a la espera de la determinación de la administración, puesto que según lo manifestado por el alcalde Edgar Muñoz, indicó que se mantendrá la alerta roja en esta comunidad.






publicidad