Un delincuente falleció en su última acción delictiva. Cuando se disponía a robar una motocicleta en el barrio Rincón de Molinos, en el sur de Bogotá, mediante la modalidad de halado, su víctima se percató de lo que sucedía, desenfundó un arma de fuego y le dio un tiro en el rostro.

 

El asaltante murió y su víctima se entregó a las autoridades después de lo sucedido. Este miércoles explicará ante estas de dónde salió el arma. El hombre no tiene antecedentes registrados, pero llama la atención que, en el RUNT, la moto no aparece relacionada a su nombre.

 

De acuerdo con el reporte oficial de la Policía el ladrón "intentaba hurtar una motocicletas de placas EES-23F, marca pulsar, color negro, en compañía de otro sujeto, quienes empleando modalidad de hurto, herramienta de pesa y destornillador, lograron violentar el seguro y el suiche de la motocicleta, una vez logran el objetivo, intentan llevarse la motocicleta, es por ello que el dueño de la motocicleta se percata del hurto, quien desenfunda su arma de fuego propinándole 01 impactos por Arma de fuego, en la región de la cabeza ocasionándole la muerte en vía pública".

 

Lo que sorprende, además, es el extenso prontuario del asaltante fallecido. El hombre tenía orden de captura por hurto calificado y agravado y, además, tenían antecedentes por acceso carnal violento y lesiones personales, hurto agravado en establecimiento público, amenazas, tráfico y fabricación de armas y municiones y tráfico y fabricación de sustancias alucinógenas.

 


publicidad