Carlos Muniz y Grace Leimann tenían planeado casarse el mes pasado en San Antonio, Texas, pero él se contagió de coronavirus y fue hospitalizado de urgencia.

 

Un mes después, cuando los pulmones de Muniz han colapsado dos veces y bajo tratamiento de ECMO, pudo casarse con el amor de su vida.

 

Fue el personal médico de Methodist Hospital el que empezó a planear una ceremonia al enterarse del compromiso de la pareja.

 

El 11 de agosto este par de novios pudo contraer nupcias, él, con una camisa que tenía impreso un esmoquin y en una cama, y ella luciendo el vestido que esperaba usar el mes pasado.

 

"Fue un momento hermoso. Y todo lo que pude ver fue a él mientras caminaba por el pasillo", dijo Grace.

 

Carlos, que ya dio negativo para coronavirus, sigue en cuidados intensivos conectado a la máquina que la ayuda a que sus pulmones funcionen.


publicidad