El Ministerio de Medio Ambiente de Brasil comunicó que desde este lunes el Gobierno dejará de combatir la deforestación y los incendios en el Amazonas, debido a la falta de recursos, lo cual generó rechazó por parte de ambientalistas e inversores internacionales, que amenazan con irse del país, si no mejoran las políticas ambientales del presidente Jair Bolsonaro, quien tomó finalmente esta decisión. El anuncio se da en medio de un crecimiento significativo de la deforestación de la selva más grande del mundo.

 Tomado de Revista Dinero


publicidad