A pesar de no moverse de sus casas y legislar virtualmente, sin gastos adicionales, votaron para seguir con su ingreso mensual de $ 32.741 millones que nunca han aceptado recortar.

El senador Gustavo Bolívar de la Colombia Humana, apoyado por otros congresistas, frente a la virtualidad en la que trabaja el Congreso, propuso que al salario de los congresistas se les quitaran $14.074.068, un rubro que se les paga como gastos de representación. Esta plata es especialmente para viáticos, auxilios de transporte y vivienda; dinero que actualmente, trabajando desde sus casas, no usan. La propuesta no pasó.


Los nueve senadores que le dijeron no a quitarse los $14 millones fueron: María Fernanda Cabal (Centro Democrático); Esperanza Andrade (Partido Conservador); Eduardo Pacheco (Colombia Justa); Miguel Ángel Pinto (Partido Liberal); Eduardo Enriques Maya (Partido Conservador); Juan Carlos García (Partido Conservador); Santiago Valencia (Centro Democrático); Paloma Valencia (Centro Democrático) y Germán Varón Cotrino (Cambio Radical).







publicidad