Para el brasileño Carlos Augusto Manço, de 92 años, la pandemia de COVID-19 no ha sido impedimento para continuar su carrera universitaria en arquitectura ya que continúa sus estudios en línea.

 

Carlos Augusto ingresó a la carrera de Arquitectura y Urbanismo en el Centro Universitario Barão de Mauá, en Ribeirão Preto, en Sao Paulo, en 2018, cuando tenía 90 años. La razón para entrar fue porque, tras la muerte de su esposa, se sentía muy solo, así que sus nietos lo alentaron a cumplir con su sueño de tener una carrera universitaria.

 

Isabella Bucci, una de sus nietas, dijo al medio local Gazeta Do Povo, que ella lo estuvo apoyando para que realizara los tramites y presentara el examen de admisión, el cual aprobó, porque el tema no es desconocido para el hombre de la tercera edad.

 

Carlos Augusto mencionó al citado medio que su amor por el diseño surgió en 1950 cuando realizó su servicio militar, “En mi batallón había dos diseñadores y disfruté mucho con lo que hicieron”, y agregó, “Entonces comencé a trabajar para el Departamento de Agua y Saneamiento de Ribeirão Preto junto a un arquitecto que me ayudó a hacer un curso de diseño. Entré en esa área y permanecí allí”.

 

Por años estuvo trabajando en proyectos de arquitectura, aunque no contaba con un título profesional, laboró en el campus de Ribeirão Preto de la Universidad de Sao Paulo y en proyectos del Hospital das Clínicas de la Facultad de Medicina de esa misma universidad. Finalmente se jubiló en 1990.

 

El amor por el que fue su trabajo, lo impulsó para que 18 años después buscara la profesionalización, pero llegó la pandemia, la cual no es un gran obstáculo para este hombre de vasta experiencia.

 

En una entrevista que dio al diario Estadao, relató que tras el confinamiento se enfrentó a varios problemas, pero el más grande fue que no sabía usar la computadora, por lo que su nieta Isabella le estuvo enseñando, poco a poco, para que lograra entrar a las videoconferencias de las clases.

 

Además, el abuelo demostró que su optimismo no había disminuido, “Eso va a pasar. Tenemos que mantener la rutina en casa y mantener la mente en movimiento. Cuanto más estudiamos, más conocimiento tenemos. Cuando vuelvan las aulas, podremos compartir diferentes experiencias”.

 

Carlos Augusto también dijo que tiene otro sueño más que cumplir, el cual es realizar una pasantía en obras hospitalarias cuando termine la carrera.

 

Por ahora sobrelleva las clases en casa, aunque mencionó que sí extraña a sus compañeros y profesores. Mientras tanto, Isabella Bucci trata de llenar ese vació, “Por la tarde hacemos las lecciones juntos para reforzar el ejercicio propuesto. Lee los textos y hace resúmenes. También leo para poder intercambiar ideas sobre el tema como si estuviéramos en la universidad discutiendo el tema”.

 

Fuente: Yahoo Noticias


publicidad