La reserva natural más grande de Estados Unidos está a punto de conocer la temida mano del hombre, gracias al proyecto del presidente Donald Trump, que permitirá la extracción de petróleo y gas, antes de que termine el año.


Esta información fue confirmada por David Bernhardt, secretario de Interior de EE.UU, en una entrevista concedida a The Wall Street Journal. Allí el funcionario aseguró que la Administración está ajustando los detalles para subastar los contratos de extracción de hidrocarburos antes de que acabe el año.

 

El proyecto sería ejecutado en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico en Alaska, cuya extensión es de 7.7 millones de hectáreas y es el hogar de grandes colonias de osos polares y renos.

 

Esta región ha estado protegida durante los últimos 50 años, pero en el 2017, el Congreso a petición de Trump, aprobó las actividades petroleras y le dio un plazo hasta 2021 para conceder los contratos de ejecución.

 

Si Trump concede los contratos, será imposible reversar la decisión, incluso si pierde las elecciones con Joe Biden.

 

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos estima que la construcción petrolera afectará solo el 0.01% de la reserva y cree que se puede hacer de manera responsable con el medio ambiente, aunque el plan medioambiental asegura que hay un riesgo potencial de muertes de osos polares, una especie que podría desaparecer en 80 años.

Fuente: La Nación

 

Cabe resaltar, que la presión de los diferentes sectores que están en contra de este proyecto, ha hecho que muchos bancos anuncien que no financiarán ningún tipo de explotación en la zona.

publicidad