La información hasta el momento confirmada por la secretaria de salud, Yadira Rojas Carvajal, es que tres personas contratistas de la administración municipal son casos sospechosos de COVID-19 y se encuentran en aislamiento obligatorio.

Se trata de una funcionaria de la secretaria de gobierno, la cual se encuentra hospitalizada en Pitalito; también se conoció que un hermano de esta persona se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

Otro de los funcionarios sospechosos, está adscrito a la secretaria de salud municipal, y se encuentra en aislamiento obligatorio en su vivienda.

Finalmente, el tercer caso se trataría de la ventanilla única de servicio al cliente de la oficina de adulto mayor, la cual se encuentra en aislamiento en su vivienda.

Hasta el momento no se ha confirmado, ninguno de los tres casos, pero son casos sospechosos de contagio de coronavirus.

Esta noticia genera una alarma al interior del edificio municipal, el cual según denuncias ciudadanas, no está cumpliendo con todas las exigencias decretadas por la misma entidad.

Se manifiesta que en la entrada del edificio municipal no se corrobora el pico y cedula, y que se han visto adultos mayores, los cuales tienen restricción sobre la libre locomoción a nivel nacional.

 

 

 


publicidad