Una joven de 22 años se cortó una mano para poder cobrar una millonaria indemnización por una cifra cercana a los 1,4 millones de dólares, determinó un tribunal de Eslovenia, que la halló culpable del insólito plan.

 

La investigación de las autoridades señaló que Sebastien Abramov, novio de la joven Julija Adlesic, la incitó a que se cortara la mano para poder acceder a la compensación de las aseguradoras. Ella accedió.

 

Luego, alegó en los tribunales que había perdido la mano izquierda, accidentalmente, cuando cortaba leña con una sierra eléctrica, manifestaron medios de ese país.

 

La Fiscalía abrió una indagación y, para reunir información sobre los hechos ocurridos a inicios de 2019, entrevistó al personal médico que atendió la emergencia. Ellos aseguraron que Julija no atendió los cuidados después de que le reimplantaran la mano, aparentemente con la intención de perderla definitivamente y poder acceder a las indemnizaciones.

 

Por su parte, las aseguradoras identificaron irregularidades en el cobro de las pólizas.

 

 

Esta información llevó a los jueces a declarar culpables de fraude a Sebastien Abramov y Julija Adlesic. El hombre deberá pagar tres años de cárcel, mientras que ella fue sentenciada a dos años en prisión domiciliaria.


publicidad