El caso de un hombre que hizo agujeros a condones antes de tener relaciones sexuales con su pareja aún conmociona a la ciudad de Worcester, en Inglaterra.

 

Aunque los hechos se remontan a 2018, solo hasta el pasado 2 de octubre, el juez Andrew Lewis lo condenó a cuatro años de cárcel por violación.

 

El togado recalcó que la mujer había accedido a tener relaciones sexuales con el hombre de 47 años, siempre y cuando tuviera protección. Algo que el sentenciado alteró con su engaño.

 

El hombre les hizo agujeros a los preservativos antes del encuentro íntimo, pero su pareja lo descubrió al encontrar los alfileres, así como otros condones con pequeños huecos, cerca de la cama.

 

Según el sujeto, buscaba que el condón se rompiera y darle así más placer a su pareja. Ella, sin embargo, calificó el acto como “pura maldad”.

 

Además, no descartó que tuviera intenciones de dejarla embarazada.

 

En el curso de la investigación, el hombre aceptó los cargos de violación y finalmente un juez lo condenó a cuatro años de cárcel.


publicidad