Las comunidades indígenas Misak, aquellas que lideraron la protesta que terminó con el derribamiento de la estatua de Belalcázar en Popayán, se movilizan a esta hora hacia Bogotá para apoyar la Minga del Suroccidente.

 

Las delegaciones Misak, Piajos y Nasas de 8 departamentos pertenecientes al Movimiento Autoridades Indígenas del Suroccidente Colombiano, AISO, llegarán a la capital en un número superior a 2000 para respaldar a las comunidades que exigen un debate con el presidente Iván Duque.

 

Tomado: Popayán Moderno


Publicidad