Jhonatan Claros Escarlante, no era el objetivo que tenían los sicarios que se movilizaban en una moto y dispararon contra un grupo de personas que se encontraban en un andén del barrio Alfonso López comuna Ocho de la ciudad de Neiva, el domingo en horas de la noche.

 

Se confirmó con una fuente judicial, que la víctima de este atentado sería otro joven que se encontraba con el hoy occiso y quien en medio del ataque resultó gravemente herido, “tenemos conocimiento y de acuerdo a las primeras investigaciones que se han realizado, la víctima no iba a ser este joven que perdió la vida, todo se relaciona por que junto a él, estaba sentado quien sería el objetivo de los asesinos, y al momento de disparar las balas alcanzaron a la persona equivocada; sin embargo, en el hecho resultó herido, el hombre quien inicialmente iba a ser asesinado”.

 

En el lugar equivocado

 

La víctima de este hecho de violencia, era conocida como ‘Tatucha’, así lo llamaban cariñosamente amigos y familiares, quienes lamentaron lo sucedido, pues el joven de 29 años de edad, no tenía ningún tipo de problemas con nadie, era trabajador, y gozaba de gran aprecio en la comunidad.

 

El único pecado que lo condenó a muerte, es haber estado sentado en el lugar y con la persona equivocada, pues al momento del ataque, no alcanzó a reaccionar y pese a que no iba dirigido para él, finalmente fue la única víctima mortal de lo sucedido.

 

Posible homicida

 

De acuerdo a las investigaciones hasta el momento de las autoridades, el presunto homicida está preliminarmente identificado, así lo confirmó un vocero judicial quien indicó que, se trata de un hombre que hace aproximadamente dos meses había salido de prisión, adicionalmente es un reconocido actor delincuencial de la zona, además de diferentes anotaciones judiciales, presuntamente tendría problemas personales desde hace un buen tiempo, con quien sería su objetivo, al parecer un joven identificado como Jon Sebastián Rojas Silva, quien tiene antecedentes por tráfico de estupefacientes y se encuentra bajo observación médica, al recibir un disparo en el cuello.

 

Fuente: LA NACIÓN


Publicidad