Nadia Rosangela, una mujer que caminaba por el municipio brasilero de Inhuma, se encontró con un nacimiento anticipado en un pesebre. Se trataba de un perro abandonado que usó la cuna de un portal de Belén para dormir.

 

Conmovida por lo que había visto, decidió buscar al animal un día después, pero no lo encontró.

 

Gracias a la solidaridad de la comunidad el cachorrito fue localizado y nació el milagro de Navidad, pues uno de los vecinos decidió que no durmiera más en cualquier parte y se ofreció a brindarle un techo.

 

Regalo anticipado para este peludo.

Publicidad