Un caso de justicia por mano propia se vivió en mayo en Reino Unido cuando un hombre arrolló y causó la muerte a un ladrón que se había robado su motocicleta, e iba a bordo con otro cómplice.

 

Los hechos se remontan a inicios de ese mes, cuando Mihai Dinisoae supo que delincuentes habían hurtado su motocicleta. Rápidamente se subió a su carro y, en lugar de dar aviso a la Policía, emprendió la persecución por sus propios medios.

 

Cámaras de seguridad registraron que en una avenida el hombre arrolló su propia moto e hizo que los malhechores cayeran al suelo en un aparatoso accidente. Uno de ellos, identificado como Joshua Malloy, perdió la vida.

 


Mihai Dinisoae, de origen rumano, se vio involucrado en un proceso judicial que terminó este 16 de diciembre. Si bien el hombre logró que no lo juzgaran por asesinato, sí fue hallado culpable por homicidio involuntario y tendrá que pagar 10 años de cárcel por la muerte del ladrón.

 

La Policía de Northumbria celebró la decisión, teniendo en cuenta que el dueño de la moto “no hizo ningún intento de alertarnos del robo” y buscó hacer justicia por cuenta propia.

 

En un comunicado que no ha caído muy bien para muchos, las autoridades expresaron: “Independientemente de las circunstancias que llevaron a la muerte de Josh, a su familia le han robado a un ser querido y nos alegra que Dinisoae ahora se enfrente a un periodo significativo tras las rejas”.

Fuente: Noticias Caracol


Publicidad