El 30 de julio de 2020, Julia Núñez, de 76 años, fue diagnosticada con COVID-19, en Tolú, un municipio del Caribe colombiano. Para ese entonces, la enfermedad pasó sin muchas consecuencias sobre su cuerpo.

 

La confianza generada ante la positiva evolución de la salud de doña Julia llevó a la señora y a su familia a bajar la guardia frente a los cuidados de bioseguridad.

 

Seis meses después, el 23 de diciembre, los síntomas volvieron a aparecer.

 

“Es algo muy impactante porque supuestamente no repite, mucha gente dice en el municipio que no repite, nos confiamos en eso y allí tenemos el resultado”, dice José Ochoa Núñez, hijo de doña Julia Ochoa.

 

Julia Núñez se convirtió en otra víctima mortal del COVID-19 en Sucre.

 

Para su hijo, la mujer era una luz encendida en su hogar que se apagó el pasado 28 de diciembre, cuando perdió la batalla contra el virus. “Es un vacío inmenso, es un dolor que sentimos y que no va a hacer fácil de superar”, dijo.

 

La muerte de esta mujer se podría haber evitado si ella y su familia, quienes hoy lloran su partida, hubieran hecho caso a las recomendaciones de guardarse y no desafiar el COVID-19.

 

Liliana Ochoa Núñez, otra hija de doña Julia, quisiera devolver el tiempo para tenerla a su lado. “Quisiera devolver el tiempo y quisiera tener a mi madre en una cajita de cristal porque, hasta que uno no lo vive, no piensa que eso le puede pasar a uno. Nosotros, como núcleo familiar, fuimos infectados, los siete del núcleo familiar, inclusive ella”, contó.

 

El llamado de las autoridades de salud a la ciudadanía es constante.

 

“Sabemos que esta pandemia solamente la podemos disminuir con el distanciamiento social, el uso correcto del tapabocas y el lavado frecuente de las manos”, dijo Adriana Ortega, profesional de vigilancia de salud pública de Tolú.

 

Pese a las campañas pedagógicas de las autoridades, muchos parecen ignorar los alcances que tiene el COVID-19. La enfermedad y sus síntomas pueden reaparecer y la única herramienta por ahora, mientras llega la vacuna, es ser rigurosos y no bajar la guardia ante una enfermedad que tiene de rodillas a la humanidad.

Fuente: Noticias Caracol


Publicidad