El insólito hecho, que ha generado rechazo en Santa Marta, se dio a conocer a través de las redes sociales. María Moreno, denunció públicamente a su hermano por agredir física y verbalmente a la anciana de 81 años, solo porque esta le tomó unas papas fritas de su comida.

 


La mujer aseguró que el sujeto hace 3 años también golpeó a la mujer y por consiguiente sus familiares interpusieron una denuncia por violencia intrafamiliar, pero que nunca tuvo sus efectos, porque a pesar de existir una orden de alejamiento el agresor continuaba frecuentando la vivienda de la víctima.

 

 “Mi mamá lo ha seguido recibiendo por su amor de madre, pero yo no puedo permitir que esto siga pasando, ¡Estoy harta de la situación! No contento con lo que hizo, esta madrugada llegó golpeando las puertas y molestando”, recalcó Moreno.

 

De acuerdo con el testimonio de los testigos de los reiterados ataques, el joven actúa bajo los efectos de la droga. “El inició pegándole en las piernas y por lo que hizo quiero que sea encerrado a la cárcel, tenemos mucho miedo qué pueda pasar más adelante si él regresa otra vez”, continuó la denunciante.

 

La adulta mayor no ha recibido valoración médica, se encuentra estable en su residencia y con mucho temor de posibles retaliaciones de su nieto, identificado como Jesús David Rapelo Rodríguez de 26 años.

 

La Policía Metropolitana ha desplegado un operativo de búsqueda para referenciar a Rapelo hasta que su familia presente la respectiva denuncia y que se ordene su captura por el delito cometido.

 

“No permitiremos más agresiones contra las mujeres y menos contra nuestros ancianos”, dijo el comandante de la institución en Santa Marta, coronel Óscar Solarte.

Fuente: La W


Publicidad