Gracias a la intervención de la Defensoría del Pueblo y la Personería de Suárez, Cauca, fueron entregados los 37 integrantes del Ejército Nacional expulsados de su zona de operaciones en zona rural de ese municipio.

El brigadier general Marco Mayorga, comandante de la Tercera División, explicó que los uniformados se encontraban en el corregimiento de Santa Bárbara, donde fueron objeto de una asonada cuando destruían un laboratorio para procesar coca.

“Se arrojan sobre los soldados en forma violenta para sacarlos del territorio, con estas demostraciones la población civil de estos municipios, de estos corregimientos, demuestran que no quieren a la autoridad y que están de acuerdo con los grupos armados ilegales”.

El oficial aseguró que interpondrán una denuncia contra los líderes de las comunidades para que las autoridades competentes investiguen y sancionen las agresiones contra los uniformados.

Sin embargo, durante la audiencia pública en la que los habitantes entregaron a los militares, se indicó que no hubo malos tratos y que fueron expulsados porque ocasionaron daños a una vivienda y pusieron en peligro la vida de un adulto mayor.

Publicidad