Mientras en todo el país arrancó el año escolar, en Medellín hay un niño que debe repetir el año porque no ha tenido ni acceso a internet, ni a un computador donde hacer las tareas.

 

Muchos de los compañeros de clase de Edison Rojano ya arrancaron a estudiar y él debe cursar nuevamente el grado sexto.

 

Su derecho a la educación se ha visto truncado porque no tiene los medios para recibir la información de las clases.

 

“Perdí el año porque no tenía internet, tenía que ir donde los vecinos a pedirles internet para poder hacer las tareas”, cuenta el menor.

 

Edison va de puerta en puerta, buscando a quien le preste un celular para poder estudiar, pero ese tiempo, no es suficiente.

 

“Internet no hemos podido tener. Por ahí en las casas que uno va y dice: ‘me deja hacer la tarea’, entonces una señora le dice ‘sí haga la tarea’”, manifiesta María Lorena Pérez, madre de Edison.

 

Sin embargo, Edison no se queda con las manos cruzadas, trasnocha haciendo cuadros con las cáscaras de huevo que sobran del desayuno, para venderlos y así poder comprar un computador para estudiar.

 

“Hago la figura en un cuaderno, lo saco aquí en el vidrio con cáscara de huevo y temperas. La plata que yo agarro con esto la mitad la cojo para la mercancía de esto y la otra mitad se la doy a mi mamá para la comida de la casa”, asegura el menor.

 

Necesita que alguien de buen corazón compre sus cuadros para conseguir el computador y estudiar sin tener que molestar a sus vecinos.

Fuente: Noticias Caracol

 

Publicidad