Cuando fue encontrado, sabía su nombre y el de sus papás, pero no recordaba el apellido.

Un caso fue reportado por el Departamento de Policía de Hinckley, una ciudad del condado de Medina, en el estado de Ohio (EE. UU.).

Resulta que el pasado 23 de diciembre, a dos días de Navidad, un niño, de apenas 3 años, y su perro fueron abandonados.

La penosa situación ocurrió en el cementerio Hope Memorial Gardens, de Hinckley. Una mujer que fue testigo del hecho alertó a las autoridades. El abandono

Tras ser dejado en el camposanto, el menor empezó a correr, junto a su perro, detrás del carro que lo transportó hasta allá.

Una mujer vio la escena y de inmediato alertó a las autoridades, quienes se apersonaron del caso. Según dijo la testigo, el carro del que bajaron al menor era de color azul y tamaño mediano.

Una vez la Policía lo encontró, el niño dijo que se llamaba Tony y que sus papás se llamaban Katy y David.

De inmediato fue entregado al Servicio Social para Niños del condado de Medina, que lo puso bajo custodia y lo ubicó en un hogar de paso.

La investigación

Para encontrar respuestas a este abandono, la Policía de Hinckley publicó una foto de Tony en su página de Facebook oficial.

 

“Está en buena condición física, mide, aproximadamente, un metro de alto y pesa 18 kg. Tiene pelo castaño corto y ojos azules”, informaron las autoridades. De inmediato, el caso empezó a tener ‘luz al final del túnel’.

 

Primero, varias personas se interesaron en hacer que Tony pasara una Navidad feliz y con muchos regalos. Luego los investigadores lograron identificar a los padres.

El canal local ‘WJW – FOX 8’ informó que, al momento del abandono, la custodia del niño estaba en manos de la madre y que el padre estaba colaborando con la investigación.

"Todas las llamadas y mensajes para ayudar a Tony son muy apreciados. Todos ustedes han renovado mi fe y aprecio por la maravillosa comunidad en la que vivimos y que nos rodea", dijo en Facebook David Centner, jefe de la Policía de Hinckley.

Actualmente, Tony está con sus tíos y la investigación sigue su curso, a la espera de que se presenten cargos.

¿Y el perro? Cuando el niño fue encontrado por la Policía, escapó, pero, días después, el padre del menor lo halló en el cementerio y lo llevó a casa.

Publicidad