El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, declaró insubsistente a Álvaro Guillermo Rendón en la gerencia de EPM, porque puso en riesgo los recursos de Empresas Públicas de Medellín y por eso pidió la renuncia de Rendón, no lo logró y tomó la decisión de retirarlo, por recomendación de la Junta Directiva.

De acuerdo con el mandatario, a finales del año pasado se firmó una adenda (sanciones en forma de dinero) para que la empresa Camargo Correa no respondiera como empresa ante la demanda que interpuso EPM por el caso de Hidroituango sino que lo hiciera una subsidiaria con poca capacidad de dinero.

Quintero dijo que con esto se buscaba que “no respondiera Camargo Correa sino que respondiera otra chiquitica y hacen otro movimiento societario y eliminan esa empresa de la legislación colombiana y dejan solo viva una chiquita en Brasil, con esto lograban que no fuera la justicia colombiana sino que se fuera a tribunales internacionales. Entonces había dos propósitos, que respondiera uno más chiquito que no tuviera con qué responder y al mismo tiempo sacarlo de la jurisdicción colombiana”.

En otras palabras, con este movimiento que hizo el gerente, si EPM ganara la demanda por 9,9 billones de pesos, habría consecuencias para recuperar el dinero que se busca porque ya no estaría la matriz principal de Camargo Correa en el país.

"El gerente se equivocó y la Junta evaluó su desempeño. No puedo decir que haya sido a propósito, pero nos puso en riesgo y saben la pelea que he hecho por esto", reveló.

Agregó el mandatario Quintero Calle que evalúan con abogados, que no se haga efectivo el acuerdo. Además, dijo que cualquier funcionario, de cualquier dependencia, que no cuide los recursos públicos y ponga en riesgo los dineros de la comunidad, debe renunciar, debe dar un paso al costado.

 

publicidad publicidad