El ruso Eduard Seleznev, de 51 años y conocido como el 'Caníbal de Arkhangelsk', fue condenado recientemente a cadena perpetua por un tribunal que tuvo que escuchar escabrosos relatos de los hechos.

En Arkhangelsk', una ciudad del norte de la Rusia, se reportó la desaparición de tres personas de 59, 43 y 34 años. Durante el mismo lapso, Seleznev se mudó al apartamento de uno de ellos y en respuesta a los cuestionamientos de la familia sobre el paradero del hombre afirmaba que se había ido a trabajar a otra ciudad.

Sin embargo, luego la Policía encontró algunos restos en avanzado estado de descomposición y cortados de tal forma que su identificación fue difícil. Según la investigación, Seleznev apuñaló a sus amigos luego de que estos bebieran demasiado, los desmembró, guardó algunas partes en bolsas plásticas y arrojó otras a un río local.

De acuerdo con The Sun , el señalado ya había pagado una condena de 13 años de cárcel por doble asesinato.

Entre los relatos que escuchó el tribunal ruso se conoció también que el hombre cocinó y comió gatos, perros, pájaros y otros animales pequeños que se encuentran en las calles.

Tras un examen mental, lo declararon cuerdo y plenamente responsable de la muerte de sus tres amigos, por lo que recientemente la Corte Suprema de Rusia lo condenó a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Tomado de: Noticias caracol

Publicidad