La mayoria de veces las herencias generan diferencias en las familias, pero muy pocas veces se ha registrado un caso tan curioso como el de Om Narayan Verma, agricultor de la India.

El hombre, propietario de 21 hectáreas de terreno, decidió cambiar su testamento tras una discusión familiar con sus hijos.

Ahora, una parte de la herencia será para su perro Jacky, mientras que la otra mitad quedará en manos de su actual esposa. El hombre mencionó que tomó esta decisión porque ha sentido más cariño por parte de su mascota que de sus descendientes.

“Después de mi muerte, la persona que se encargue de Jacky podrá utilizar la porción de tierra que quedó a su nombre y cuando mi mascota muera, la persona que estaba a cargo del animal se quedará con esa parte de la herencia”, agregó el agricultor de 50 años.

También aseguró que su esposa y su perro lo cuidan más que sus hijos y por eso quiere que ellos dos hereden todo lo que él tiene cuando muera.

El agricultor, que vive en Chindwara, una pequeña población ubicada en el centro de la India, tiene dos hijas y un hijo de su primer matrimonio y otras dos hijas de su segunda unión marital.

Sin embargo, su poco interés por su progenitor les salió caro y ninguno de estos recibirá nada de la herencia.


Publicidad