Álvaro Sandoval había llegado de la Mesa (Cundinarma) a Bogotá luego de tomarse unos días de descanso.  Había visitado a sus familiares, pero, al finalizar su visita, partió hacia la capital, recorrido que duró una hora y 50 minutos.

 

Lo que lo sorprendió fue que, al día siguiente, cuando fue a revisar su vehículo, exactamente, los líquidos, se encontró con una inmensa boa constrictor que descansaba tranquila en uno de los compartimentos del motor.

 

Atónito observó al inmenso animal y lo único que pudo hacer fue llamar a la línea 123 de emergencia, en espera de que la Policía Nacional pudiera ayudarle.

 

Las unidades ambientales acudieron al lugar encontrando una serpiente de tamaño considerable en aparente buen estado de salud. Luego de rescatarla con mucho cuidado la dejaron a disposición de la Secretaría de Ambiente.

 

Al animal se le realizará una valoración veterinaria para que luego pueda ser llevada a su hábitat natural, es decir, para que sea liberada.

 

Ante un caso así la Policía Ambiental recomienda hacer una revisión minuciosa del vehículo antes de salir de zonas cálidas pues cada animal cumple con una función en el ecosistema y deben permanecer en su hábitat. " No podemos pretender sacarlos o someterlos a cambios de sus condiciones, eso es maltrato y puede ocasionarles la muerte".

 

Los expertos recomiendan que, si una persona se encuentra a un animal de esta especie en un vehículo, entre el equipaje, o en otros lugares, no trate de atraparlos, molestarlos o maltratarlos. "Lo mejor es comunicarse de inmediato a la línea de emergencia establecida para su ciudad.  la Policía cuenta con especialistas en medio ambiente que serán los encargados de rescatarlos".

Fuente: EL TIEMPO


Publicidad