Pamela Lorduy, de 28 años, fue lanzada por su expareja sentimental de un noveno piso en junio de 2019, cuando convivían juntos en Envigado Antioquia.

Por el hecho, el hombre fue capturado y privado de la libertad con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario.

Según cuenta Pamela, la libertad se le otorgó por vencimiento de términos pues el hombre estuvo detenido 520 días y nunca se llamó a juicio. Lo irónico es que las tres veces que se fijó la audiencia de juicio oral, tres veces fue aplazada por factores externos al proceso.

“Una se debió a la incapacidad del juez y la otra se debió a que en la sala en donde se iba hacer la audiencia se inundó, entonces se reprogramaron y entre eso, se viene aplazando uno o dos meses” señaló la víctima.

Y aunque el hombre seguirá vinculado al proceso, lo hará en libertad, algo que para Pamela se ha vuelto angustiante por las represalias que él pueda tomar contra ella o su familia, pues asegura que antes de la agresión, ya la había intimidado en varias ocasiones. Por ello, pidió a una orden de protección para que él no se le pueda acercar.

“Imagínate la escena de yo montarme al Metro y encontrármelo, o sea Medellín no es una ciudad muy grande, entonces eso para mí es absolutamente horrible y me desgarra el corazón, que esto haya sucedido porque la legislación colombiana no fue capaz de hace el juicio en los tiempos que dispone la ley”, aseveró Pamela Lordouy.

Publicidad