En Ulm, una ciudad alemana, los parques han sido adecuados con casas futuristas para las personas sin hogar, el objetivo de este invento es que quienes estén en condición de vulnerabilidad puedan pasar la noche dentro él, cubriéndose del frío y de la lluvia en invierno.

Cada cápsula está hecha de madera y acero, garantizando de esta forma que ni siquiera la nieve afecte a las personas sin hogar. Igualmente, sin importar que los materiales sean tan resistentes, estas casas futuristas permiten la circulación normal del aire.

El proyecto es liderado por la empresa Ulmer Nest, en asociación con la fundación Caritas Ulm-Alb-Donau. Ambas organizaciones identificaron las zonas que frecuentaban las personas sin hogar para pasar la noche y, así, dieron con los espacios perfectos para la ubicación de los refugios.


Además de tener un sistema de paneles solares, las cápsulas también cuentan con sensores de movimiento, que detectan cuando la persona que durmió allí desocupa el lugar. De este modo, cada día un voluntario de la empresa fabricante se encarga de dejar el espacio limpio para su próximo huésped.

La iniciativa se había planteado desde el 2019, pero solo hasta este año pudo ser implementada. La pandemia fue una de las razones del retraso.

Tomado de: El tiempo

Publicidad