Carlos Humberto Vargas Rojas, un joven laboyano que creció en el barrio Cristo Rey comuna uno del municipio de Pitalito fue ordenado como sacerdote hace pocos días, con 26 años logró hacer parte de la iglesia católica como era su sueño.

Durante su infancia observaba una dura realidad que se vive en muchas partes del municipio, donde los hurtos y conflictos con las autoridades eran constantes, pero esto no impidió que su meta por pertenecer a la iglesia cambiara, además su familia le inculcaba mucho las buenas obras y el temor de Dios.

Incluso mientras estaba estudiando algunas personas se oponían a su proyecto de vida que se enfocaba en lograr convertirse en sacerdote y le proponían que se dedicara a otra profesión que le generara más dinero, pero los comentarios y opciones no hicieron que cambiara de opinión.

Cuando terminó el bachiller en el 2012 inició su proceso de formación como seminarista, donde dedicó nueve años de estudio hasta lograr convertirse en sacerdote de la iglesia católica.

El Neopresbítero entregó un mensaje a los jóvenes donde señala que la iglesia y la sociedad espera mucho de ellos, recalca que no solamente son el futuro de la sociedad sino el presente, que no tengan miedo de actuar libremente pero generando acciones correctas, no solo para el beneficio de sus familias sino para el beneficio propio.

Publicidad