La impactante imagen es un cuadro realista. Muestra a un joven, que casi en penumbras, repasa sus apuntes de universitario. Está sentado sobre unas escalinatas y a la espera a que le soliciten un pedido a domicilio, el trabajo con el cual logra su sustento.

Y el autor de la foto es un policía de la población de Pedrejuelo, Málaga (España), quien captó la cautivadora imagen que se hizo viral en cuestión de horas, pues combina la responsabilidad de los jóvenes frente a la cruda realidad frente a las restricciones sanitarias en la cuales también se organizan fiestas ilegales o participan en vandalismo.

El protagonista de la foto es Carlos Alegre, de 24 años, de origen madrileño pero que reside en Málaga desde hace ocho años, y quien trabaja como domiciliario y lo compagina con sus estudios de mecánica de motocicletas en la Escuela Mecánica de Motos Andaluza.

El joven de la foto no tiene redes sociales, más bien prefiere pasar desapercibido, pero gracias a la viralidad de la imagen su historia ha hecho que personas se hayan en contactado con él para ofrecerle una beca y dinero para ayudarle a cumplir su sueño profesional.

Publicidad