Cuando Jess volvió a casa con su hijo recién nacido descubrió que Georgina, su madre, de 44 años, se había escapado con Ryan a una casa ubicada a 48 kilómetros de distancia en Inglaterra. “Es la máxima traición. Esperas que una nueva abuela se enamore del bebé, no del padre”, dijo Jess.

La joven contó que su madre empezó a coquetear con Ryan apenas se mudaron junto con ella y Eric, su esposo, de 56 años, en septiembre de 2020. “Por lo general, bebían bacardi y se reían y bromeaban en la cocina todas las noches mientras Eric y yo estábamos en el sofá viendo la televisión”, contó.

Ryan Shelton, un vendedor de repuestos de carros, fue novio de Jess durante 3 años. En septiembre de 2019 tuvieron a su primera hija, por lo cual Jess dejó su trabajo como ama de llaves en un hotel. Un año después, embarazada nuevamente, volvió junto con su pareja a la casa de sus padres creyendo que todo sería más fácil.

Pero ocurrió todo lo contrario.

Horas después del parto, Ryan le terminó a Jess por mensaje de texto bajo la excusa de que estaba cansado de las ‘acusaciones’ de la existencia de una aventura entre él y Georgina. El joven solo vio a su hijo unos minutos después de su nacimiento.

Luego de que Jess volvió del hospital, el 30 de enero, descubrió la escabrosa relación: Ryan y Georgina admitieron estar enamorados y le contaron que, además, ya vivían juntos. "No podemos evitar estar con quien nos enamoramos", dijo la madre.

 “Al día siguiente me enteré de que ella se separó de Eric, quien se lo tomó muy mal. Está devastado. Esto sucedió durante seis meses a mis espaldas”, aseguró.

Eric y Gerogina estuvieron juntos por 12 años. Ahora que ella está con el exnovio de su hija, y quien además es el padre de sus dos nietos, tienen que distanciar sus caminos.

Por el momento, Jess está viviendo en una casa alquilada y tiene que pagar sola el alquiler de 439 libras (2 millones de pesos), con ayuda de préstamos bancarios. Ella está con sus dos retoños.


Publicidad