La pareja pudo ser capturada por una policía encubierta que se hizo pasar por una madre que ofrecía a sus hijas de 8 y 12 años en una página web de pedófilos.

Paige Poole, de 28 años, y Ross Kingsland, de 44, fueron sentenciados a 13 y 11 años de cárcel en Inglaterra por delitos sexuales contra niños. La pena contra la mujer fue más alta por los videos que grabó siendo niñera de una bebé de 18 meses, a la que abusó en más de una ocasión.

Kingsland, que se identificaba como ‘Dirty Dad’, se contactó con la agente y hasta le envió un video de otro menor de edad del que supuestamente había abusado.

El pedófilo fue capturado y un día después la niñera fue hasta la casa del hombre para decirle a la esposa que ella era su amante.

Al revisar las fotos y videos que Kingsland tenía en sus dispositivos encontraron las imágenes de la niñera con la bebé abusada.

El juez David Evans dijo, al leer la sentencia, que “cada uno eligió el camino que tomaron juntos” y agregó: "es una gran desgracia que se hayan encontrado".

Publicidad